En Inglés | El Menú | Dona Ahora

Igualdad y Derechos Civiles

Trabajar para lograr una mayor equidad y fortalecimiento de los derechos civiles es clave para lograr el ideal Americano de alcanzar una unión más perfecta. Debemos estar orgullosos del progreso que se ha logrado, sin embargo queda más por hacer. Desafortunadamente, mucho del progreso alcanzado está en peligro gracias a una Administración que busca dividirnos con políticas que nos hacen retroceder.

La ley federal, de manera general, protege los ideales de equidad y justicia para todos los Americanos. Sin embargo, la Administración actual busca debilitarlos cada vez que puede – con decretos presidenciales extremos, con opiniones legales y nombramientos judiciales. Nuestras leyes de derechos civiles deben ser vigorosamente aplicadas y donde sea aplicable, deben expandirse. Todos los Americanos deben estar protegidos en contra de la discriminación. Siguiendo este razonamiento, debemos actuar para asegurarnos de que los guardianes del orden traten a todos los ciudadanos con justicia y con el debido proceso.

En la última década se han hecho grandes progresos en el área de los derechos de la comunidad LGBTQ. La Corte Suprema suprimió la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA las siglas en inglés) y convirtió la igualdad de matrimonio en una ley de todo el país. Sin embargo, se necesita más progreso al respecto. En muchos estados es aún legal poder discriminar sobre la base de la orientación sexual o identidad de género. Esto es inaceptable, y es por ello que apoyo las garantías federales de igualdad de derechos para todos.

Otra área que sigue en el margen de lograr una mayor igualdad es la discriminación por edad. Por demasiado tiempo los Americanos mayores, han sido excluidos de un lugar adecuado en la fuerza de trabajo y en la cultura. En muchas sociedades, los adultos mayores son admirados por su sabiduría y experiencia; en la nuestra sufren discriminación y son descartados. (Estoy orgulloso de mis padres, ambos aun son investigadores y profesores con más de 70 años, y me alegra saber que pueden elegir entre seguir o no trabajando). A pesar de que la discriminación por edad está prohibida según la ley federal, los derechos de los Americanos adultos mayores no han sido suficientemente cumplidos y defendidos.

La base de la democracia Americana es asegurarse de que todos los Americanos tienen el derecho inalienable a la libertad, oportunidad y felicidad, sin importar quien eres ni de dónde vienes. Es por eso que yo siempre lucharé para lograr una mejor protección en contra de la discriminación y opresión y para lograr mayor justicia e igualdad para todos los Americanos.