En Inglés | El Menú | Dona Ahora

Verdadera Reforma de Impuestos

Las familias de clase media y las pequeñas empresas están luchando en una economía que favorece crecientemente a los ricos y a las grandes empresas – especialmente a través de cargas impositivas injustas y vacíos legales impositivos para los intereses particulares. El congreso debe reformar nuestras leyes impositivas para cambiar esto.

Desafortunadamente, el “fraude impositivo” republicano que recorta impuestos para los Americanos más ricos y para las grandes empresas daña a la clase media. Los primeros resultados de este proceso, apurado y partidario, muestra que la injusticia de nuestro sistema de impuestos se está agravando. Para que exista un cambio significativo, efectivo y justo sobre impuestos se necesita la participación de ambos partidos.

El plan de impuestos republicano afecta negativamente a las familias de Nueva York, quitándoles las deducciones estatales y locales a los impuestos a la renta y limitando las reducciones por impuestos a la propiedad e intereses. El costo de vida de Suffolk County ya es elevado, con este plan se incrementará aun más.

No podemos dejar que esto suceda.

Adicionalmente, me opongo a la eliminación del impuesto a la propiedad de los Americanos ricos que poseen bienes raíces de más de $5 millones, tal como lo dijo Warren Buffet esto podría llevar a la “construcción de dinastías.” La gran mayoría de los Americanos, incluidas las familias de clase media no se beneficiarían de estos regalos para los ricos. En su lugar, estaremos premiando con mayores déficits y un incremento de la deuda nacional.

Esto es lo que yo apoyo: Las cargas impositivas a la clase media deben reducirse, pero sin los recortes sobredimensionados para los ricos que hoy están siendo propuestos. Tampoco podemos permitir la eliminación de deducciones, créditos y desgravaciones que ayudan a la clase media Americana. Estos incentivos promueven y subvencionan entre otras cosas la educación, salud, caridad, adopción, vivienda propia, y el cuidado para miembros de la familia. Podemos hacer que el sistema actual sea más justo lidiando con el abuso en el sistema de ganancias de capital que permite a los ricos inversionistas pagar una tasa impositiva al ingreso mucho más baja que a la mayoría de las familias de clase media. La eliminación del vacío legal del “interés acumulado” asegurará que la carga impositiva caiga de igual manera sobre las personas que reciben su renta por trabajo y labores, en vez de que sea simplemente a través de las inversiones.

En cuanto a la reforma de impuestos a las empresas, lo primero que se debe hacer es eliminar muchos de los vacíos legales, deducciones e incentivos a los intereses particulares que permiten que las corporaciones se salgan con la suya sin pagar su justa contribución. Una vez que hagamos eso, simplificando y transparentando el código tributario a las empresas, podremos ver si las tasas de impuestos a las empresas son lo que se necesita que sean para ayudar a que nuestra economía prospere y a que las empresas sean más competitivas. Sin importar qué reformas se implementen, es vital que éstas tengan un origen bipartidario, y que sean neutras en cuanto a recaudaciones. La meta debe ser la simplificación del sistema, no la reducción de la carga impositiva a las empresas a costa de los demás.