En Inglés | El Menú | Dona Ahora

Fortaleciendo La Seguridad Nacional

Los Estados Unidos – como un ejemplo brillante de democracia, es más fuerte cuando lidera el camino al mundo. Nuestro país ha jugado un rol fundamental, como líder global, dando estabilidad, prosperidad y fuerza – combatiendo a los tiranos y enfrentando el terrorismo. Sin embargo, algunos políticos sólo quieren mirar hacia adentro, arriesgando el rol histórico que nuestro país ha tenido como líder mundial. Al hacerlo, otros países como China y Rusia buscan llenar ese vacío de liderazgo, con consecuencias potenciales devastadoras para nuestros intereses nacionales.

Los Estados Unidos debe mantener el poder militar más prominente del mundo. Debemos darle apoyo incansable a nuestros hombres y mujeres que sirven como militares, y respetar a los caídos y a sus seres queridos. El mantenimiento de nuestra potencia militar debe conservarse como una importante prioridad Americana. Todo esto significa que se debe contar con fuerzas militares que tengan tecnología de última generación, y que tengan financiamiento tanto para nuestras tropas como para nuestros veteranos. Tener fuerzas militares poderosas no significa necesariamente financiar ciegamente. Debemos gastar en las fuerzas militares de manera inteligente y razonable. Debemos poner atención, particularmente a los veteranos que regresan a casa, y protegerlos especialmente del uso de opioides, y cuidarlos bajo un un sistema de salud de veteranos de última generación.

Una de las fortalezas del liderazgo de los Estados Unidos ha sido el compromiso con la OTAN y las alianzas con socios sólidos, tales como Israel, Japón y Corea del Sur. Éstas alianzas han sido claves para el poder Americano, para prevenir la propagación de ideologías promotoras del odio en el mundo, y para mantener la estabilidad global desde la Segunda Guerra Mundial. En particular los aliados de la OTAN han estado presentes junto a las fuerzas Americanas en Afganistán y en Irak. Sin embargo, Donald Trump entiende y respeta poco la importancia de nuestras alianzas. Crear inseguridad sobre nuestros compromisos hacia éstos socios, y pelear abiertamente con nuestros aliados debilita éstas alianzas y da ventaja a nuestros adversarios. La proliferación de armas nucleares es una amenaza grave a la paz mundial. Para la seguridad de los Estados Unidos es de gran interés asegurar la no proliferación de las armas nucleares, especialmente de regímenes hostiles. El acuerdo nuclear con Irán debe ser fortalecido, es una herramienta clave para asegurar que Irán no logre hacerse de armas nucleares.

Debilitarlo sería un riesgo para que Irán regrese a sus esfuerzos de desarrollo de esas armas y pondría en entredicho la credibilidad de los Estados Unidos. Mas aún, provocar a un dictador inestable de Corea del Norte y a un régimen paranoico conlleva a graves riesgos y no hace nada para enfrentar constructivamente la situación. Lidiar con Corea del Norte requiere de todas las herramientas a nuestra disposición – fortaleza, diplomacia delicada y coordinación estratégica con nuestros aliados.

Donald Trump ha manifestado afecto por dictadores y hostilidad hacia derechos humanos lo cual es inconsistente con nuestros intereses en el área de seguridad. Los dictadores son enemigos de la democracia, promover la democracia no sólo es un imperativo moral sino también una pieza fundamental que garantiza un orden mundial que conduce a la estabilidad global. De igual manera, la promoción de los derechos humanos ha sido una característica de la política exterior Americana en el periodo de las post-guerra, y abandonar nuestros compromisos sería fomentar un ambiente mundial contrario a nuestros intereses y al bienestar de los pueblos alrededor del mundo.